ANTICANCERÍGENOS EN LOS VEGETALES (Parte #6)

 

En pruebas epidemiológicas se sugiere que existe protección, en contra de una gran variedad de tipos de cáncer; en particular, aquellos de los tractos respiratorio y digestivo y, en menor grado, en los relacionados con la acción de las hormonas.

 

De los muchos anticancerígenas que ya se han detectado en los alimentos frutas y vegetales, hay que desglosarlos por grupos vitamínicos también:

 

Las vitaminas antioxidantes "C"

Fresas-Kiwis-Naranjas-Limones-Espinacas-Tomates-Pimientos-Nueces  

 

Los del grupo de la Vitamina "E"

Gérmenes de cereales-Aceites vegetales-Margarinas-Chocolate-La mayoría de verduras

 

La provitamina Beta-caroteno

Zanahorias-Pimiento-Calabaza-Tomates-Melón

 

MAS INFORMACION ADICIONAL PORQUE LOS CIENTIFICOS NO SE DETIENEN EN SUS INVESTIGACIONES

 

Además de un entusiasmo considerable por las propiedades anticancerígenas potenciales del Beta-caroteno, los hallazgos científicos sugieren que probablemente varios carotenoides diferentes, estén vinculados con una reducción en el riesgo de cáncer.

 

Tomate: es mejor comérselo crudo, pues es cuando más rico en licopeno es, caroteno que le otorga el color rojo y que ha demostrado proteger a las células del cáncer de próstata, ovario, estómago y páncreas.

Frutos rojos: casi la mayoría de este tipo de alimentos, tales como las moras, las frambuesas, las fresas y las cerezas, impiden el desarrollo de los tumores gracias a su contenido de ácido elágico, sin olvidarnos de los beneficios que aportan sus vitaminas y minerales.

Zanahoria: se compone de un potente anticancerígeno y antioxidante llamado betacaroteno. Para los fumadores, si consumen dos zanahorias diarias estarán reduciendo un 50% el riesgo de contraer cáncer de pulmón, ya que ayuda a regenerar las células del epitelio respiratorio.

Manzana: tiene una función inhibitoria al crecimiento del cáncer debido a dos sustancias fitoquímicas – especialmente localizadas en la cáscara- que actúan en conjunto, sus nombres…, flavonoides y polifenoles. Investigadores de la Universidad de Cornell descubrieron que estos compuestos poseían una fuerte actividad contra la proliferación de células cancerosas del hígado, colón y mama.

Espárragos: al contener glutatión, antioxidante que permite reducir el estrés oxidativo, esquiva el proceso de convertir una célula benigna en maligna. Además auxilian a completar la actividad antioxidante gracias a su potente cantidad de vitamina C, elemento que reduce la síntesis de radicales libres.