DEDICADO A LA MEMORIA DEL DR. ADOLFO S. ALVAREZ BLANCO (1943-2009). "Quien a lo largo de sus cuatro décadas de carrera y magisterio cientifico-médico investigativo, se redimensionó como un competente profesional; al frente de sólidas instituciones de salud, llevándolo a ser reconocido internacionalmente como un experto en su campo. Tú me enseñaste en estas tres décadas de separación forzada y con la escasa comunicación que podíamos tener: que el que tiene definidos objetivos concretos y persevera consigue lo que con ahínco y esfuerzo busca. Llegue hacia ese lugar reservado que tienes donde estás ALLA EN LO ALTO, este mi pequeño homenaje y mi agradecimiento"... ¡HERMANO QUERIDO!
DEFINICION DE MIELINA (PARTE #1)

VAINA DE MIELINA





La mielina es una lipoproteína –sustancia aislante, que constituye un sistema de bicapas –varias capas, fosfolipídicas formadas por el esfingofosfolípido –que está formado por un alcohol llamado esfingol, una cadena de ácido graso, fosfato y colina. Rodea a los axones y acelera la conducción o impulso nervioso al permitir que los potenciales de acción salten entre las regiones desnudas de los axones –llamados NODULOS DE RANVIER, y a lo largo de los segmentos mielinizados –vainas de mielina.

En el sistema nervioso periférico, nervios craneales y raquídeos, las vainas de mielina están formadas por capas de lípidos y proteínas producidas por las células de Schwann -tipo de células de la glía – o tejido nervioso no neuronal en los axones de las células que se encuentran fuera del sistema nervioso central y por las células llamadas oligodendrocitos en los axones de las células del sistema nervioso central.

Las zonas no mielinizadas de la neurona, reciben el nombre de nodos de Ranvier. La mielina es un aislante del impulso nervioso, por lo que éste se transmite a saltos de nodo a nodo, de esta forma la transmisión del mensaje es más rápida.

En el sistema nervioso central, la mielina está formada por otro tipo de células de la glía, los oligodendrocitos, con muchas prolongaciones, que se enrollan alrededor de axones de varias neuronas.

La mielina es de color blanco, por lo que decimos que los axones mielinizados de las neuronas forman la llamada materia blanca. Por otro lado, los cuerpos neuronales, que no están mielinizados, constituyen la materia gris. Así, la corteza cerebral es gris, al igual que el interior de la médula espinal (en este caso los somas o cuerpos neuronales se disponen en el centro y la mayoría de axones discurren por la periferia).

La pérdida de la mielina por enfermedades ocasiona graves trastornos del sistema nervioso, pues los impulsos eléctricos no se conducen con suficiente velocidad o se detienen en mitad de los axones. Suelen ser autoinmunes, y en este caso el sistema inmunitario ataca a la mielina al considerarla como una sustancia desconocida, ajena al organismo.







VISTA SUPERIOR
VAINA DE MIELINA