NEUROPSICOLOGIA. DEFINICION

Es una disciplina fundamentalmente clínica, que converge entre la neurología y la psicología. La neuropsicología estudia los efectos que una lesión, daño o funcionamiento anómalo en las estructuras del sistema nervioso central causa sobre los procesos cognitivos, psicológicos, emocionales y del comportamiento individual. Estos efectos o déficit pueden estar provocados por traumatismos craneoencefálicos, accidentes cerebrovasculares o ictus, tumores cerebrales, enfermedades neurodegenerativas (como, por ejemplo, Alzheimer, esclerosis múltiple, Parkinson, etc.) o enfermedades del desarrollo (epilepsia, parálisis cerebral, trastorno por déficit de atención/hiperactividad, etc.).

CLASIFICACION

Existen diversos enfoques de esta ciencia, de forma que cabe distinguir la neuropsicología clásica, la cognitiva y la dinámica integral.

NEUROPSICOLOGIA. RAMA ESPECIALIZADA

La neuropsicología es una rama de especialización que se puede alcanzar después de los estudios universitarios de grado; así, un neuropsicólogo es un psicólogo o médico (generalmente psiquiatra o neurólogo). El campo en el que se desempeña este profesional puede estar en ambientes académicos, clínicos o de investigación. En clínica su papel es la evaluación de los efectos psicológicos y comportamentales del daño cerebral de una persona con el fin de detectar y establecer una relación entre las zonas anatómicas y las funciones cognitivas afectadas, con el objeto de delinear un programa de rehabilitación neuropsicológica pertinente al caso.

LA AFASIA, SU DEFINICION: DESPEGUE DE LA NEUROPSICOLOGIA COMO CIENCIA.

La afasia consiste en la pérdida total o parcial de la capacidad de hablar como consecuencia de una lesión ocurrida en las zonas del cerebro destinadas al lenguaje. Se trata de una falla en los centros del lenguaje del cerebro que impide o disminuye la habilidad para hacerse entender mediante la palabra hablada, la escritura o los signos. Sin embargo, el afectado conserva la inteligencia y los órganos fonatorios.

El término fue acuñado por Armand Trousseau, un experto francés que se desempeñó como profesor de medicina en el hospital Hotel-Dieu. La palabra afasia tiene origen en un vocablo griego que en español se entiende como la “imposibilidad de hablar”
.
La afasia puede surgir a raíz de un trauma o como consecuencia de una infección en el cerebro. Los accidentes cerebrovasculares (que pueden desencadenarse por una isquemia trombótica o embolígena, por ejemplo), los traumatismos craneoencefálicos (provocados en general por un accidente) y las infecciones localizadas o difusas (como absceso cerebral o encefalitis) son algunos de los responsables de un cuadro de afasia.

No obstante, los expertos subrayan que la principal causa de la afasia es que una persona sufra un ictus cerebral. Una enfermedad esta que se traduce en un daño en el cerebro como consecuencia de la rotura de un vaso del mismo o de una interrupción en lo que es el riego sanguíneo normal.
 
Cabe resaltar además que las afasias pueden ser corticales (por una lesión perisilviana), transcorticales o anómicas. La afasia cortical es la más común, mientras que la transcortical se caracteriza por la preservación de la repetición. La afasia anómica, por último, es la más leve.

No obstante, la clasificación más frecuente que se realiza de la afasia es la siguiente: afasia de broca o motora mayor, afasia transcortical motora, afasia de Wernicke, global, de conducción y amnésica.

La primera de las citadas se caracteriza porque es una de las variables más complejas que afecta de manera grave tanto al lenguaje como a la escritura, tanto así que incluso en su fase aguda el paciente en sí no sólo está mudo sino que además no comprende y además tampoco tiene capacidad para poder comunicarse.
No menos grave es la Afasia de Wernicke que es aquella que tiene lugar en los pacientes en los que, aunque tienen un habla fluida, experimentan grave problemas en lo que es la comprensión llegándose a producir incluso la incomprensión total de todo cuanto se les dice o escuchan. No obstante, en el proceso de recuperación de estos enfermos se pueden conseguir grandes logros.
Así, en este caso concreto, los especialistas recomiendan que aquellos hagan uso de los ordenadores en las terapias de rehabilitación pues, entre otras cosas, les permiten el poder llevar a cabo la comunicación que desean pero que en principio no pueden hacer por sí solos. Pero sólo es cuestión de tiempo que puedan recuperarse.
Para tratar la afasia se recomienda combatir y/o controlar la enfermedad de base que la ha generado. Hay casos, de todos modos, en los cuales la persona puede recuperarse de la afasia sin necesidad de realizar un tratamiento. Esta recuperación que se produce de forma espontánea suele ocurrir tras un ataque transitorio isquémico (AIT), donde el flujo de sangre que llega al cerebro se interrumpe por un momento (aunque consigue restaurarse con rapidez).

HISTORIA DE LA NEUROLOGIA A PARTIR DEL DESCUBRIMIENTO DE LA AFASIA

La neuropsicología tiene su origen en los trabajos de varios psicólogos y médicos en los siglos XIX y XX.

Hacia mediados del siglo XIX, el antropólogo francés Pierre Paul Broca (1824-1880) se hizo famoso por declarar en 1861 la localización del centro del lenguaje, conocido hoy en día como "Área de Broca" y ubicado en la tercera circunvolución frontal del hemisferio izquierdo. Este descubrimiento fue vital para establecer una clasificación de uno de los síndromes neuropsicológicos por excelencia: la afasia. En la afasia de Broca fundamentalmente está alterada la fluencia expresiva; permaneciendo la comprensión fundamentalmente preservada.

Es menos conocido que ya en 1836, (y por tanto 30 años antes que Broca), el médico francés Marc Dax había descrito un caso de parálisis derecha asociada a afasia, que él relacionó con un daño cerebral por ACV en el hemisferio izquierdo. Sin embargo, a Marc Dax nunca se le reconoció su gran descubrimiento.

En 1874 el médico alemán Carl Wernicke (1848-1905) describe el síndrome afásico que lleva su nombre (síndrome de Wernicke) y que es parcialmente opuesto al descrito por Broca.

La afasia de Wernicke se da por una lesión temporal-parietal izquierda. En ella, la comprensión es lo más alterado, siendo la fluencia normal. Sin embargo el contenido del lenguaje de estos pacientes también está alterado en la forma que a veces se ha denominado "ensalada de palabras" (las palabras están bien pronunciadas pero su contenido solo se ajusta parcialmente a la gramática y objetivo comunicativo del sujeto).

Cuando la encefalopatía de Wernicke se acompaña del síndrome de Korsakoff, la combinación de ambos es llamada síndrome de Wernicke-Korsakoff. Este mismo autor describió por primera vez la encefalopatía que lleva su nombre (síndrome de Korsakoff), debida a un déficit de tiamina y caracterizada por un síndrome confusional y amnesia.
Gall y la frenología.

Un precursor de las ideas de Broca fue Franz Joseph Gall (1758-1828); creador de la frenología en 1802. La frenología consideraba que existían funciones mentales con una localización diferenciada en el cerebro. Aunque esta disciplina está considerada actualmente una pseudociencia porque su clasificación y localización de las funciones mentales no se basaba en ningún tipo de evidencia científica, el auge que vivió en el siglo XIX preparó el camino a las teorías de Broca.

CONCLUSIONES DE GALL

Los principales aportes de Gall: La diferencia entre los seres humanos se da por el desarrollo del cerebro y del lóbulo frontal. La corteza cerebral no es solo tejido vascular Divide entre la materia blanca y la materia gris.

Vías principales del SNC Fibra de asociación no es igual a fibra de proyección Descubre comisuras cerebrales descubre nervios craneales que se originan en la medula. explica los pliegues del cerebro como la necesidad de ganas espacio dentro del cráneo.

FRENOLOGIA: - Los aspectos psicológicos, intelectuales, morales dependen de la organización funcional del cerebro. - Cada facultad psicológica depende de la región del cerebro. - Calidad y grado de las facultades dependen del desarrollo de la masa del cerebro asociada con ellos. - Facultades psicologicas, morales, intelectuales son innatas.

DEBATE ENTRE LOCALIZACIONISMO Y FUNCIONALISMO

Un científico muy crítico con las ideas de la frenología fue Marie-Jean Pierre Flourens (1794-1867). Este fisiólogo francés creía que era imposible localizar las funciones cerebrales con precisión, ya que las diferentes estructuras cerebrales interactuaban entre sí creando sistemas funcionales.

Un contemporáneo de Wernicke tomó el relevo como defensor del funcionalismo. John Hughlings Jackson (1835-1911), un médico inglés, fue muy crítico con los aportes de Broca y Wernicke; negando la posibilidad de que se pudiesen encontrar localizaciones neurológicas específicas para el lenguaje; por considerar a esta una capacidad demasiado compleja.

El debate que iniciaron Gall y Flourens y continuó Jackson entre localizacionismo y funcionalismo ha perdurado hasta el siglo XXI, y aun ahora forma parte de la neuropsicología actual.

ALEXANDER ROMANOVICH LURIA: PADRE DE LA NEUROPSICOLOGIA

Más tarde, recién entrado el siglo XX, el psicólogo y médico ruso Alexander Romanovich Luria (1902-1977) perfeccionó diversas técnicas para estudiar el comportamiento de personas con lesiones del sistema nervioso, y completó una batería de pruebas psicológicas diseñadas para establecer las afecciones en los procesos psicológicos: atención, memoria, lenguaje, funciones ejecutivas, praxias (ver apraxia), gnosias (ver agnosia), cálculo, etc. La aplicación de esta extensa batería podía darle al neurólogo una clara idea de la ubicación y extensión de la lesión, y al mismo tiempo, al psicólogo le proporcionaba un reporte detallado de las dificultades cognoscitivas del paciente. Desgraciadamente, la separación que se vivió durante la guerra fría entre los regímenes liberal y comunista, así como que sus escritos estuvieran en ruso, dificultaron la llegada de sus ideas al mundo occidental.

PACIENTES NEUROLOGICOS VICTIMAS DE LAS GUERRAS MUNDIALES

A través de la guerra, el siglo XX proporcionó a la medicina y a la psicología oportunidades trágicas, pero importantes, para estudiar la función cerebral. La observación y medición del comportamiento de los pacientes con diversos traumatismos sufridos durante el combate permitió establecer las áreas del cerebro que se ocupan de las diversas manifestaciones conductuales. Las heridas de guerra, normalmente por bala o metralla tenían la "ventaja" científica de ser localizadas a una única zona cerebral. Esto permitía estudiar con una precisión imposible hasta ese momento la relación entre localización y función. También se utilizó el método lesional con animales, produciendo daños de forma experimental para observar los cambios en el comportamiento y establecer paralelos con los seres humanos.

NEUROPSICOLOGIA ACTUAL

La neuropsicología se vale hoy en día de métodos experimentales, de la observación clínica, y se puede apoyar de los estudios de imágenes del cerebro (TAC, RMN, PET, SPECT, IRMf, flujo sanguíneo relativo, etc.) y de las ciencias cognoscitivas para diseñar esquemas de funcionamiento y de rehabilitación de las funciones dañadas o perdidas, basados en las funciones preservadas.

PRUEBAS DENTRO DEL PROTOCOLO NEUROPSICOLOGICO

Mucho del trabajo clínico se sigue haciendo con pruebas neuropsicológicas. Hoy en día hay varias evoluciones del trabajo de Luria, en forma de baterías y pruebas neuropsicológicas como:
• Batería Halstead-Reitan
• Programa Integrado de Exploración Neuropsicológica, conocido como test Barcelona.
• Batería Luria-Christensen
• Batería Luria-Nebraska
• K-ABC
Estos instrumentos exploran con profundidad las diversas funciones cognitivas y rinden un informe del estado en que se encuentran.

APLICACIÓN A PACIENTES POR ESTUDIANTES DE NEUROPSICOLOGIA

La prueba neuropsicológica a aplicar al paciente permite al estudiante poner en práctica los conocimientos adquiridos a lo largo del desarrollo de su estudio y así mismo amplía su capacidad de consulta e investigación de los diversos temas inherentes a su trabajo investigativo. Se logra así un mayor nivel de competencia en la formación profesional, destreza constructiva en conocimiento científico, y además permitirá al estudiante aplicar correctamente las diferentes pruebas neuropsicológicas que permitan dar un diagnóstico claro y bien fundamentado sobre los diversos trastornos que puedan afectar al ser humano.

NEUROPSICOLOGOS INFLUYENTES
• Arthur L. Benton
• Antonio Damasio
• Donald  Hebb
• Norman Geschwind
• John Hughlings-Jackson
• Alexander Romanovich Luria
• Rosaleen McCarthy
• Karl Pribram
• Vilayanur S. Ramachandran
• Tim Shallice
• Elizabeth Warrington
• Oliver L. Zangwill

BIBLIOGRAFIA
I.J.Alvarez,Sr. Msc, Phd Compilacion informativa para Tesis de Grado. Recuento de Notas, Conferencias, Charlas y Teleconferencias.