Parte #2.

EXPRESION DE LA SEXUALIDAD

APARATO REPRODUCTOR DEL VARÓN

La función del aparato reproductor del varón es producir espermatozoides maduros y depositarlos en el cuerpo de la mujer para la fecundación del óvulo. Este aparato incluye los órganos que producen las células germen y las diversas hormonas, un sistema de conductos que transporta las células al exterior y diversas estructuras accesorias que facilitan el proceso. El órgano masculino de la copulación, el pene, se encarga de inyectar espermatozoides en el cuerpo de la mujer.



 

Testículos: Los órganos masculinos que producen las células germen son un par de estructuras ovales llamadas testículos. Como en el caso de muchos mamíferos, las células germen masculinas del humano no pueden sobrevivir a temperaturas muy frías o muy calientes. La temperatura interna del cuerpo es muy alta para el proceso de la espermatogénesis y, poco antes del nacimiento, los testículos descienden de la cavidad abdominal hacia el escroto, una bolsa que cuelga detrás del pene y esta suspendida del pubis.

Normalmente, los músculos están relajados y el escroto cuelga, pero en los climas fríos se contraen para llevarlos hacia el perineo, entre los muslos, a fin de conservarlos calientes.
 

Cada testículo consiste en unos 250 lóbulos en forma de cuña, que contienen a su vez uno a cuatro tubos contorneados estrechos, llamados tubos seminíferos, que producen los espermatozoides. Asimismo, en los testículos se localizan las células de Sertoli, que proveen de nutrientes a los espermatozoides, y las células intersticiales de Leyding que producen las hormonas masculinas.
 


Sistema de conductos: El proceso de la espermatogenesis dura unos 60 días en los tubos seminíferos. Después de este tiempo, los espermatozoides requieren otras 2 semanas en el epidimo para hacerse móviles y capaces de fecundar un óvulo.

A medida que los espermatozoides viajan de los testículos a la uretra, diversas glándulas aportan secreciones para nutrirlos y darles vitalidad.

Semen: Durante la eyaculación, se secretan unos 2 a 6 ml de semen, o liquido seminal, cuya cantidad depende del tiempo transcurrido entre las eyaculaciones. Cada descarga de semen contiene varios cientos de millones de espermatozoides, las secreciones de las glándulas accesorias y el moco de las situadas a lo largo de la uretra. La cuenta de promedio normal de espermatozoides es de unos 120 millones por ml. El semen es viscoso y lechoso cuando se secreta, pero rápidamente se torna liquido en reposo por acción de las enzimas hidroliticas de la próstata.
Pene: Su tamaño varia, pero suele tener 15 cm por 2,5 cm, cuando se encuentran en erección. Esta fijo a las paredes anterior y lateral del arco pubico, enfrente del escroto. El pene esta formado por tres columnas longitudinales (cuerpos cavernosos) de tejido eréctil unidas por bandas fibrosas y cubiertas de piel. Normalmente es una estructura flácida. Durante la estimulación sexual, los cuerpos cavernosos se llenan con sangre y el pene se hace turgente (rígido) y erecto. El flujo de sangre hacia los senos cavernosos depende del sistema nervioso autónomo. La estructura cónica abultada de la punta del pene se llama glande y contiene el orificio externo de la uretra. El glande esta recubierto por un pliegue de piel retráctil, el prepucio, que con frecuencia se extirpa en la circuncisión, poco después del nacimiento.


 


APARATO REPRODUCTOR FEMENINO

La función del aparato reproductor femenino es producir óvulos maduros, recibir el esperma y ofrecer un ambiente adecuado para el desarrollo del feto hasta que este maduro para nacer.

 

Ovarios: Producen las células femeninas. Son dos estructuras ovales pequeñas, localizadas en la región pélvica de la cavidad abdominal. Están suspendidas de la pared lateral de la pelvis por una parte del ligamento ancho. Los ovarios producen óvulos y hormonas. Al nacer, contienen la dotación total para toda la vida de la mujer de unos 400 mil folículos primordiales (óvulos primitivos) de los cuales durante los años fértiles probablemente se desarrollaran 350 a 500 folículos de Graaf.

 

Unos años antes que se inicie la pubertad, los ovarios comienzan a secretar mayores cantidades de hormonas, como son estrógenos, progesterona, y un poco de andrógenos (hormonas masculinas).
El proceso de la orogénesis u ovogénesis se lleva a cabo en los ovarios. Aproximadamente cada 28 días se produce un óvulo maduro.

Trompas de falopio (oviductos): Son dos pequeñas estructuras intraperitoniales de unos 10 cm de largo que se extienden desde el útero hasta los ovarios.

Su función es llevar los óvulos maduros al tercio medio de la trompa, en donde son fecundados, y al óvulo fecundado hasta el útero para su implantación, o al que no lo ha sido para eliminarse con el flujo menstrual.

Útero: Es un órgano muscular hueco de paredes gruesas, localizado en la porción pélvica de la cavidad abdominal entre el recto y la vejiga. Su recubrimiento interno consiste en una superficie mucosa especializada, el endometrio, que es el sitio principal de implantación del óvulo fecundado.

Cuello uterino: Es el cuello (cervix) del útero y sale hacia la bóveda basal. Es un cuerpo cónico, redondo, muy duro, de unos 2 a 2,5 cm de diámetro.

Vagina: Es un tubo muscular. Tiene unos 10 cm de largo y 4 cm de ancho. Es la vía de paso por donde los espermatozoides penetran al útero y se elimina el flujo menstrual y forma parte del conducto del parto.

Vulva: Los órganos genitales femeninos externos forman en conjunto la vulva. El monte de Venus es un cojín suave redondeado de tejido adiposo, localizado sobre la sinfisis del pubis. Esta recubierto con pelo. Los labios mayores, consisten en dos pliegues longitudinales de la piel. Cubren y protegen la abertura de la vagina, el meato urinario y los labios menores.

El clítoris el órgano femenino equivalente al pene. Es un órgano eréctil, corto y muy sensible a los estímulos táctiles.

El himen es un tabique elástico, firme recubierto de mucosa que cierra la vagina en las vírgenes. Puede faltar por completo o en parte. Demostrado científicamente también.

Glándulas mamarias o mamas: Son estructuras sexuales accesorias en la mujer. Tiene como función secretar leche para nutrir al recién nacido. Cada mama contiene compartimentos o lóbulos separados por tejido adiposo. Cada lóbulo esta formado por lobulillos que contienen células secretoras de leche.

Ciclo menstrual: Es una hemorragia uterina periódica que consiste en el desprendimiento del miometrio secretorio del útero cuando no se ha fecundado un óvulo maduro. El primer periodo que ocurre en la pubertad, se llama menarquia, y sé continua hasta la menopausia, alrededor de los 40 años.

La menstruación se lleva acabo unos 14 días después de la ovulación. El ciclo menstrual dura 28 días, aunque él limite normal es de 24 a 32. La duración promedio del periodo menstrual es 5 días y la perdida promedio de sangre, es de 70 ml. El ciclo consiste en tres fases:

Menstrual: Desprendimiento de los dos tercios superficiales del endometrio.

Proliferativa: el quinto día al momento de la ovulación el endometrio se regenera y engruesa de 8 a 10 veces, en tanto que los folículos comienzan a crecer.

Secretora: el día de la ovulación hasta tres días antes del siguiente periodo menstrual. El endometrio se desarrolla en un tejido tipo secretor para recibir al óvulo fecundado.

Menopausia. Suele ocurrirse entre los 45 y 55 años de edad. Se inicia de manera gradual, con irregularidad de los periodos menstruales. Los dos principales molestos síntomas para la mujer son:

Rubores, enrojecimiento de la piel, cara cuello y parte superior de los pechos, que pueden durar minutos o varias horas. Bochornos, que son periodos breves de calor intenso en todo el cuerpo. Ambos son trastornos circulatorios relacionados con la administración de la producción de estrógenos por los ovarios.

RESPUESTA SEXUAL

Durante la respuesta sexual hay dos cambios fisiológicos principales para el varón y la mujer:

Vasocongestión: La respuesta primaria en la estimulación sexual es ingurgitación de los vasos sanguíneos(venas) en los órganos sexuales.

Miotina: La vasocongestion se acompaña de aumento de la tensión muscular necesarios para el acto sexual.

Fase de excitación: Se origina en la mujer tocando y acariciando diversas partes de su cuerpo. Se denominan zonas erógenas. Los órganos que más responden son las mamas y los órganos externos, en especial el clítoris. En la mujer estimulada el glande del clítoris crece y su cuerpo aumenta de largo y de diámetro, se expande el conducto vaginal. La pared de la vagina toma un color violeta, por la vasocongestion, que también causa la aparición de un
líquido que recorre la vagina y la lubrica. Los órganos extragenitales también se estimulan. Los pezones se ponen erectos, aumentan el tamaño de las mamas, se ingurgitan las areolas y se observan contornos venosos en aquellas.
 
En ocasiones hay "rubor sexual en la región epigástrica y las mamas. El corazón comienza a latir deprisa y la presión arterial se eleva al aumentar la tensión sexual. También puede haber una tensión involuntaria de los músculos intercostales y abdominales.

Un varón puede estimularse sexualmente con imágenes mentales o visuales y con la estimulación directa del pene, cuyo tamaño aumenta rápidamente al ingurgitarse el tejido eréctil. El órgano normalmente flácido se hace erecto y rígido. Se cierran válvulas en los vasos sanguíneos localizados en su base, evitando así que la sangre salga del tejido conservándolo erecto. Hay tensión muscular involuntaria y a medida que aumenta el tamaño la excitación sexual eleva la presión arterial y la frecuencia cardiaca.

Fase de meseta: Se eleva el útero y se alarga el conducto vaginal, el aumento de la congestión causa crecimiento de los labios menores y del tercio externo de la vagina. Los labios menores cambian del color rojo vivo al vino. Las glándulas de Bartholin secretan una pequeña cantidad de materia mucoide y el clítoris se retrae contra la sinfisis del pubis.

En el varón, el pene aumenta de circunferencia y los testículos se tornan más grandes y se acercan mas al peritoneo, aumenta la tensión muscular, hay hiperventilación, se acelera mucho el pulso y aumenta bastante la presión arterial.

Estos cambios vasculares son muchos más intensos en el varón que en la mujer, justo antes la eyaculación se cierra la uretra en el cuello de vejiga -para evitar el escape de orina, y se secretan dos o tres gotas de material de las glándulas de Cowper para lubricar el paso del semen.

Orgasmo: Tanto en el hambre como en la mujer, el orgasmo se caracteriza por ser una serie de contracciones musculares intensas. En ella suele ocurrir de 5 a 12, a un intervalo de 0.8 de segundos. Se presenta en el útero, comenzando en el fondo y siguiendo hasta los segmentos inferiores y en los músculos del piso pélvico en donde rodean el tercio inferior de la vagina, también se contrae el esfínter anal.

En el varón, hay contracciones clónicas a lo largo de la uretra para expulsar el semen y forzar su paso por el glande. También se contrae el epidídimo, los conductos diferentes, las vesículas seminales y la próstata. Las contracciones suelen iniciarse a intervalos de 0.8 de segundos y se tornan menos frecuentes cuando se ha expulsado la mayor parte de semen. El proceso de la eyaculación suele durar unos pocos segundos.

Resolución: Esta fase incluye tanto la relajación de los músculos como la perdida de la vasocongestion. Esta última se expresa en una detumescencia y el varón es rápido al principio. En la mujer, el clítoris regresa a su posición normal unos 5 a 10 segundos después del orgasmo.

En tanto que la mujer puede volver a estimularse casi inmediatamente después del orgasmo, el varón requiere un periodo de 10 a 45 minutos para lo mismo.