PRESENCIA DE MASA O TUMOR EN LA MEDULA ESPINAL (Sección 3)

 

ESQUEMA PARA OBSERVACION DE MASA O TUMOR EN LA MEDULA

MEDULA ESPINAL




PRESENCIA DE MASA O TUMOR


Tratamiento
El tratamiento de la compresión medular depende de su causa, pero siempre que sea posible debe descomprimirse la médula de inmediato, porque de lo contrario puede sufrir un daño permanente. A menudo debe efectuarse una descompresión quirúrgica, aunque la radioterapia puede también ser eficaz para tratar la compresión causada por tumores. Con frecuencia se administran corticosteroides como la dexametasona para ayudar a reducir la hinchazón de dentro o de alrededor de la médula que pueda contribuir a la compresión.
La compresión medular causada por una infección se trata inmediatamente con antibióticos. El médico, habitualmente un neurocirujano, procede a vaciar (drenar) la parte infectada llena de pus (absceso) con una jeringa.

MIELITIS TRANSVERSA AGUDA
En la mielitis transversa aguda la conducción de los impulsos nerviosos ascendentes y descendentes resulta totalmente bloqueada en uno o más segmentos.
La causa de la mielitis transversa aguda se desconoce, pero alrededor del 30 al 40 por ciento de los casos aparecen tras enfermedades víricas inespecíficas. Este síndrome puede manifestarse en personas con esclerosis múltiple o ciertas infecciones bacterianas y en adictas a drogas por vía intravenosa, como la heroína o las anfetaminas. Las investigaciones sugieren que la mielitis transversa aguda es una reacción alérgica frente a estas situaciones.

Síntomas
La mielitis transversa aguda habitualmente se inicia con dolor súbito, localizado en la espalda, seguido de adormecimiento y debilidad motora que ascienden desde los pies. Estos trastornos pueden avanzar a lo largo de varios días y, si son graves, pueden acabar en una parálisis sensitivomotora y pérdida del control intestinal y de la vejiga urinaria. Según que la obstrucción se localice en la parte alta o en la parte baja de la médula espinal, los efectos serán más o menos graves.
Diagnóstico y tratamiento
Estos síntomas neurológicos tan graves sugieren al médico un amplio abanico de posibles enfermedades. Para ir descartando posibilidades, el médico puede realizar varias pruebas, como una punción lumbar (extracción de líquido cefalorraquídeo para su examen), una tomografía computadorizada (TC), una resonancia magnética (RM) o bien una mielografía, al igual que determinados análisis de sangre.
Ningún tratamiento ha resultado ser eficaz, pero los corticosteroides a dosis altas (como la prednisona) pueden controlar lo que se supone se trata de una reacción alérgica. En general las personas con mielitis transversa aguda se recuperan por lo menos parcialmente, aunque en muchas persisten la debilidad motora y el entumecimiento.