Genetica. La Bioética y sus Principios. 3-6

Parte 3. Respeto a la Vida.

 

Si  analizamos con profundo criterio cientifico, estos embriones humanos que estan en los depósitos, bancos, laboratorios, etc. no morirán porque intrínsecamente no están aptos para sobrevivir. Esto quiere decir que:

1.         El hecho que otras personas han decidido entregarlos para investigación destructiva…

En lugar de permitir que:

v  Se implanten en el vientre de una madre que no ha podido engendrar dicho embrión, permitiéndole el derecho a la vida, en el vientre sustituto de otra.

Una elección equivocada no justifica otra elección mala como es matarlos para investigar, y mucho menos justifica la decisión de:

Ø  Obligar a los contribuyentes a financiar semejante destrucción.

Ø  La idea de experimentar con seres humanos porque igualmente pueden morir también…significa una grave amenaza para los presos condenados, los enfermos terminales y otros.

o    ¡Quería tratar esto que también ha sido motivo de aguda controversia internacional!

 

Tratar a un paciente humano con células madre embrionarias es antiético, y criminal.

1.         Los ensayos con animales sugieren que son demasiado inestables genéticamente y

2.        demasiado propensos a formar tumores mortales como para ser usadas para tratamientos en el futuro cercano.

o    Años atrás se decía que las células madre embrionarias serían las más útiles porque son de tan rápido crecimiento y tan versátiles, capaces de producir casi cualquier tipo de célula.

Pero esas ventajas se vuelven desventajas cuando:

§  Estas células generan tumores y crean un trastorno peor que la enfermedad.

Aun así, muchos inversionistas y algunos genetistas asalariados siguen aferrados a este enfoque porque han invertido mucho dinero y esfuerzo, y todavía tienen la esperanza de que esto pueda funcio­nar.

§  Este tipo de “promesa” exagerada ha engañado a algunos de los investigadores y a los grupos de pacientes a

v  El caso más evidente fue el del tejido fetal de los abortos, del cual en la década de 1990 se dijo que producía curas milagrosas pero en la realidad no lo ha hecho.

 

El respeto a la vida debe abarcar tanto:

v  La vida de embriones como la de los pacientes que sufren.

No debemos usar un fin bueno para justificar medios malos. Además:

         Algunos tratamientos que no requieren la destrucción de la vida humana son por lo menos prometedores —pues:

Ø  Están curando algunas afecciones y están mucho más cerca de curar otros trastornos que cualquier enfoque con células madre embrionarias.

Consecuentemente, la elección no es entre la ciencia y la ética, sino entre la ciencia éticamente responsable, y la que no lo es.

 

Continuará en una próxima entrega…